En el marco de un trabajo conjunto entre la Municipalidad de Putaendo y la Escuela de Arquitectura y Diseño, la familia de Freddy Quiroz (padre e hijo) tendrá un positivo acompañamiento de la casa de estudios en el proceso de transferencia tecnológica y de apoyo a su desarrollo comercial para seguir fomentando la notable artesanía en piedra y mármol que ellos realizan.

Por muchas personas de Putaendo es conocido y valorado el oficio que por décadas ha realizado don Freddy Quiroz en el sector de Quebrada de Herrera y ahora último en el sector de La Nogalada.

En ese aspecto, y como parte de las gestiones que la Municipalidad de Putaendo ha realizado con la Escuela de Arquitectura y Diseño (EAD) de la Pontificia Universidad de Valparaíso, académicos de la PUCV visitaron la comuna y el hogar de la familia Quiroz, en el mes de julio pasado.

En aquella oportunidad, el director de la EAD, Juan Carlos Jeldes, quedó gratamente sorprendido por la calidad del trabajo realizado por Quiroz padre. Ahí surgió la inquietud de que Freddy hijo pudiera continuar el oficio de su progenitor, esta vez con la ayuda de la universidad.

Hace unos días, Freddy Quiroz hijo visitó la Escuela de Arquitectura y Diseño de la PUCV para comenzar un proceso de transferencia tecnológica y de apoyo al desarrollo de habilidades técnicas y de gestión.

 “Organizamos este encuentro con Freddy en nuestro laboratorio de fabricación digital aquí en Viña del Mar. Para nosotros ha sido relevante recibir su conocimiento en piedras para luego nosotros colaborar con transferencia tecnológica hacia ellos. Eso significa que los Quiroz pueden introducir más operaciones en su trabajo con las piedras. Observamos que la transmisión de padre a hijo es un saber muy técnico en el conocimiento del material, en el tratamiento de este y uso de las herramientas. Lo que nosotros como Universidad podemos aportar es el manejo y aplicaciones de las nuevas tecnologías digitales dentro de sus procesos y creación de nuevos productos. Lo que probamos en el encuentro con Freddy fue grabar piedras con tecnología láser y tallado con fresadora CNC”, explicó el director de la Escuela de Arquitectura y Diseño de la PUCV. 

Es importante recalcar que desde la casa de estudios también están realizando una asesoría comercial, que será con el Centro de Negocios de Sercotec, ubicado en San Felipe, entidad que opera bajo el alero de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

“Valoramos el apoyo que la casa de estudios porteña se ha comprometido a realizar en este tema específico, y a propósito de un convenio de colaboración mutua. Esperamos un trabajo virtuoso que contribuya en la puesta en valor de oficios y técnicas constitutivas ancestrales, constitutivas de nuestro patrimonio cultural y de nuestra identidad como pueblo”, indicó el alcalde Mauricio Quiroz.

Por su parte, Freddy Quiroz hijo agradeció el apoyo recibido tanto por la municipalidad, como por la PUCV. 

“Me ha ayudado mucho. Ahora están ayudándome en hacer mi empresa con los documentos que necesito. Me gusta que apoyen a las pequeñas empresas, en especial ahora en tiempos  de pandemia. Ahora está muy difícil el tema de vender, pero ellos están moviendo gente para que salgan adelante”, destacó Freddy.

También te puede interesar

Más en Aconcagua

EA